vendredi, mai 22, 2009

Jueves

Estoy mirando hacia la puerta
tratando de hacerte aparecer.
Sola en una casa con un belga
al que no le cabió ni un poco
que esté sentada acá.

Miro hacia la puerta.
Ahí va el gato.
De vos, ni noticia.

Empiezo esto cuando me termino el cigarrillo.
Si encuentro la lapicera.

Tengo ganas de tomarme una cerveza.
¿Se la pido?
Ahí viene.
No me animé.

Y el timbre?
Y la monedita contra el vidrio?
Nada.
Me embolo.

Ahora tengo una cerveza
(N. de la E.: venía pensando esa oración desde hacía un rato
pero esperé a tenerla en serio para escribirlo)
me cambió un toque el panorama.

Uy, escucho la llave.
Y no.

Gardel dijo: fumar esperando, bla bla
bla bla bla.

El belga puso música.
Y se fué.


Me dijiste que estás a la vuelta.
Y tengo la determinación
de terminar esto
sólo cuando llegues.
Ya?
No.
Un toque.
Bancá.
Ahí viene.
Va a sonar el timbre.
Ansiedad.
Expectación.
Lo prendo?
Mejor no.
Dale.
Vení.
No suena.
El belga no sabe.
Lo re voy a prender.
A la vuelta?
Posta?
Mmh...
Ya casi.
Al final no lo prendí.
Sigo esperando.
Escribo apurada.
Sonó.

2 commentaires:

Blogger P a dit...

La vida es esto. Prestémosle atención a los
detalles. Al calorcito humeante del pis, a sacar la basura, a viajar apretados
en colectivo. Si no disfrutamos eso, ¿qué nos queda?

1:16 AM  
Blogger flo a dit...

Me gusta como escribís. Lamento no saber francés.
Sos
Sensible.

6:08 PM  

Enregistrer un commentaire

Abonnement Publier les commentaires [Atom]

Liens vers cet article:

Créer un lien

<< Accueil